CaterRaw.ga-Ajm8W

EFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJEFDAJ